Del 11 de mayo al 5 de junio.

La belleza es un ingrediente fundamental en la creación, sin ella nos faltan cimientos para captar la atención de la gente más de un segundo.

Es la belleza la que arrastra al observador más allá de la imagen visual, la misma que nos libra de la tendencia a pensar en términos rectilíneos y convencionales.

La que nos motiva, empezando a buscar respuestas en nuestras obras que terminamos con la práctica, para crear otras nuevas, de un significado diferente.

La autora utiliza aquí un vocabulario visual, en el que influyen historia, cultura, educación y también distintos entornos, realizando obras de lectura fácil a distintos niveles e interpretándolas con libertad.

A través de su mirada viajamos hacia lo diminuto, lo íntimo, atrapado delicadamente con su objetivo. Descubrimos así en este universo anónimo que pasa desapercibido ante nuestra mirada la sutileza oculta que surge en sus fotografías.