y  

Se complacen en invitarte a la inauguración el  sábado 9 de noviembre a las 12:00 de esta exposición colectiva.

Fotonoviembre 2013 y  Sala la Cámara reúnen las miradas de tres fotógrafos que coinciden en la búsqueda de su imaginario fuera de su entorno cotidiano. Es en el viaje, donde  la cámara encuentra, a veces, lo que venía buscando, a veces lo que se tropieza, y en otras ocasiones, lo que deja epatado al fotógrafo.

Así, con planteamientos verdaderamente desiguales, la rusa Varvara Shavrova, el austríaco Robert Rutöd y el tinerfeño Ivan Telemacox, han coincidido en nuestra sala para dar cuenta de sus diferentes formas de viajar y fotografiar que, paradójicamente, se encuentran por momentos.

Windows on the Hutong

Varvara Shavrova viaja hasta la olímpica Beijing para mostrarnos desde una mirilla la China de las tradiciones milenarias que se repliega en su caparazón protegiéndose y obviando el cambio y la modernidad que el acontecimiento deportivo mundial quiso traer a golpe de excavadora a la ciudad.

Windows on the Hutong es una colección de ventanas que congelan una realidad que también está congelada, pertrechada ante la imposición de un fenómeno que no tiene nada que ver con una sociedad que camina muy lentamente hacia el futuro.

La rusa presenta en esta colección de cajas de luz un retrato enmarcado de la vida de la noche de la antigua ciudad. Colores saturados entre las sombras moldean unas piezas de gran fuerza.

Right Time Right Place

El trabajo de Robert Rutöd gira en torno al encuentro con lo chocante, lo paradójico, lo jocoso. Las fotos del austríaco tienen pinta de ser esas fotos que uno ve en las redes sociales arrancándole una tenue sonrisa. Sin embargo nada que ver. La inquietante sensación que producen está directamente ligada a su anclaje a la realidad que acentúa doblemente la extrañeza que producen los hallazgos de la mirada del fotógrafo.

Robert Doisneau nos presentaba tiernas estampas extraídas de la cotidianidad para quitarle hierro a una realidad que podía hacerse demasiado dura. Robert, el austríaco, le da la vuelta a las cosas y presenta conejos que huyen despavoridos de marcianos de aspecto humanoide, hombres que mediante un palo de golf pueden transitar por las vías del tranvía o alambradas de espino que salvaguardan una mansión invertida.

Next

El tinerfeño Iván Telemacox nos muestra en sus piezas el asombro del viajero, la reverencia ante la arquitectura colosal, y el encuentro, en las antípodas, con lugares que le resultan extrañamente familiares.

Miguel Ángel Roldán