Ponerle Puertas al Campo. En el Castillo San Felipe del Puerto de la Cruz del 7 al 29 de junio 2024

Esta edición de Ponerle puertas al campo en el Castillo San Felipe del Puerto de la Cruz reúne varios proyectos que se encuentran haciendo un conjunto. El proyecto principal es el que da nombre a la muestra, pero además está ¿Quién está dibujando? de la que he hecho una selección para mostrar las piezas más significativas, y The doors, de la que tomo unas pinceladas intentando extraer una capa de sentido para relativizar y, si se quiere, quitar hierro al conjunto.

Si hacemos un recorrido por la exhibición, nos encontraríamos, casi antes de entrar, con una pequeña sala, es el momento de ponerle puertas al campo, que plantea el marco de trabajo, una reflexión sobre la naturaleza, sobre lo que llamamos naturaleza y cómo nos relacionamos con ella. En concreto sobre la vegetación. Y más en concreto con algunos ejemplos que no pretenden ser estadísticamente representativos sino significativamente elocuentes. Pretendemos dominarla, moldearla, aclimatarla o desdeñarla, dependiendo de intereses o necesidades concretas.

La sala principal es el espacio para y pretender quedar ilesos. Aquí me fijo en la naturaleza cuando no se siente tan observada, cuando sigue sus propias leyes.
Como muchos otros quise abordar el cambio climático con intención reivindicativa, sensibilizado y escandalizado ante la evidencia… Pero si las fotografías querían convertirse en armas arrojadizas contra la cercanía del punto de no retorno, desde ese convencimiento de la demoledora capacidad del ser humano de destruir la vida en la tierra, el proceso creativo escupe una nueva certeza, que sin invalidar lo anterior hace percibir el asunto de una manera sensiblemente diferente. Y éste es el hallazgo: la vida en la tierra no está en absoluto en peligro, es sólo la continuidad de nuestra presencia la que tenemos que cuestionar, y es entonces cuando me encuentro lo que muestro con estupor, la idea de la naturaleza como amenaza.

El pasillo de arriba quiere ofrecer un interrogante. Es el momento de presentar una pincelada de The Doors. Se muestran una serie de puertas, que aunque ya no guardan nada, permanecen cerradas. De una de ellas parece emanar luz… si hay alguien al otro lado quizás el camino de destrucción tiene aún una posibilidad de retorno.

La última sala es el espacio para ¿quién está dibujando? Es una historia de unos árboles que buscan el auxilio en otro mundo. Ni en este mundo, ni en el otro, hay ya el menor atisbo de nuestra presencia.

Las piezas están a la venta, y forman una serie de 4 ejemplares más la pieza del autor. Si estás interesad@ en su adquisición solicítanos la lista de precios a miguelangel@salacamara.com. También se puede contratar la exhibición de la expo al completo o adaptada a un espacio concreto.